Impacto positivo de la adopción de la movilidad verde de hidrógeno en el transporte público

La movilidad verde se está convirtiendo en una solución cada vez más popular para el transporte público en todo el mundo. Un ejemplo de esto es la reciente adopción de Colombia de su primera flota de buses en base a hidrógeno, que estará operativa a partir de junio del próximo año. Este tipo de vehículos emite solo vapor de agua al aire y puede transportar a 50 pasajeros, con un alcance de 450 km, suficiente para operar durante 3 días con sólo un estanque. Lo más sorprendente es que cuentan con un sistema electrolizador a bordo.

 

¿Cómo esto ha llegado a ser posible?

En la actualidad, las estaciones de generación o electrólisis en el sitio, pueden producir más de 64 kg de hidrógeno al día, suficiente para llenar 14 buses. Por supuesto que para que sea realmente sustentable, tenemos que generar hidrógeno, a partir de un proceso alimentado por energías limpias, como la solar o eólica. Esta tecnología ofrece una solución efectiva y eficiente para el transporte público en todo el mundo, incluyendo Chile.

 

Las ventajas naturales de Chile, para la generación de hidrógeno verde

Chile es el país más avanzado de América Latina en cuanto al desarrollo de infraestructuras para la generación de hidrógeno verde. Esto gracias a sus tremendas ventajas naturales como la radiación solar en el norte y el viento constante en las regiones del sur. Es por ello que en la actualidad, en Chile se fomenta el apoyo con capitales de inversión a proyectos, que formen parte de la adopción de H2V, tanto para su uso privado en operaciones logísticas y de almacenamiento, como para fines de uso públicos. Un muy buen ejemplo son los proyectos de instalación de bicicletas en base a hidrógeno verde, disponibles dentro del límite urbano y urbano-rural, que llegarán como una alternativa a las bicicletas eléctricas y para ayudar a reducir el parque automotriz.

 

¿Qué beneficios puede traer esta tecnología?

La adopción de la movilidad verde en el transporte público tiene muchos beneficios, incluyendo la reducción de la huella de carbono, la mejora de la calidad del aire y la reducción de costos a largo plazo, para los combustibles. Además, el hidrógeno se puede producir localmente y es renovable, lo que significa que su uso puede ayudar a mejorar la economía local y reducir la dependencia de los combustibles importados.

En conclusión, la adopción de la movilidad verde de hidrógeno en el transporte público es una solución efectiva y eficiente que puede tener un impacto positivo en la economía y el medio ambiente. Con la tecnología disponible y la infraestructura de hidrógeno verde en constante crecimiento, Chile tiene el potencial de liderar la adopción de esta tecnología en América Latina.

Scroll to Top